Los beneficios saludables del Aceite Esencial de Lavanda

aceite esencial de lavanda

El aceite esencial de lavanda es uno de los aceites esenciales más populares y versátiles utilizados en aromaterapia. Destilado de la planta Lavándula angustifolia, el aceite promueve la relajación y se cree que trata la ansiedad, las infecciones micóticas, las alergias, la depresión, el insomnio, el eccema, las náuseas y los cólicos menstruales.

En los usos de aceites esenciales, la lavanda es un aceite multiuso. Se dice que tiene propiedades antiinflamatorias, antifúngicas, antidepresivas, antisépticas, antibacterianas y antimicrobianas, así como efectos antiespasmódicos, analgésicos, desintoxicantes, hipotensivos y sedantes.

aceite-esencial-de-lavanda

Beneficios para la salud del Aceite Esencial de Lavanda


El aceite esencial de lavanda y sus propiedades han sido ampliamente estudiadas. Os dejamos aquí un resumen.

Ansiedad


Aunque actualmente hay una falta de ensayos clínicos a gran escala que prueben los efectos de la lavanda en las personas con ansiedad, varios estudios muestran que el aceite de lavanda puede ofrecer algunos beneficios contra la ansiedad.

Varios estudios han probado los efectos reductores de ansiedad de la lavanda en poblaciones específicas. Por ejemplo, un estudio publicado en Physiology & Behavior en 2005 se centró en 200 personas que esperaban tratamiento dental y descubrió que respirar el aroma de lavanda disminuía la ansiedad y mejoraba el estado de ánimo.

Además, un estudio publicado en Complementary Therapies in Clinical Practice en 2012 indica que la aromaterapia basada en aceite esencial de lavanda puede ayudar a calmar la ansiedad en las mujeres de alto riesgo después del parto. En un experimento en el que participaron 28 mujeres que habían dado a luz en los últimos 18 meses, los investigadores encontraron que cuatro semanas de sesiones de aromaterapia dos veces por semana de 15 minutos de duración ayudaron a aliviar la depresión además de reducir los niveles de ansiedad.

También hay alguna evidencia de que ingerir aceite de lavanda puede ayudar a aliviar la ansiedad. En un informe publicado en Fitomedicina en 2012, por ejemplo, los científicos analizaron 15 ensayos clínicos publicados anteriormente y concluyeron que los suplementos dietéticos que contienen aceite de lavanda podrían tener algunos efectos terapéuticos en pacientes que luchan contra la ansiedad y/o el estrés.

Insomnio

Varios estudios han demostrado que el aceite esencial de lavanda puede ayudar a promover el sueño y combatir el insomnio.

Un estudio de 2015 publicado en el Journal of Complementary and Alternative Medicine encontró que una combinación de técnicas de higiene del sueño y la terapia de aceite esencial de lavanda ayudaba a los estudiantes universitarios a dormir mejor que sin el aceite. El estudio de 79 estudiantes con problemas de sueño reportados por ellos mismos también encontró que inhalar lavanda a la hora de acostarse mejoraba la energía y la vitalidad diurna.

Un estudio de 2018 publicado en Holistic Nursing Practice confirma el efecto de la lavanda sobre el sueño. En este estudio de 30 residentes de un asilo de ancianos, se encontró que la aromaterapia de lavanda mejora la aparición, calidad y duración del sueño en una población de ancianos.

Posibles efectos secundarios


El aceite esencial de lavanda puede causar irritación de la piel o una reacción alérgica en algunas personas. Si experimenta náuseas, vómitos o dolor de cabeza después de usar lavanda, interrumpa su uso inmediatamente.

Debido a que el consumo de aceite esencial de lavanda puede tener efectos tóxicos, este remedio no debe ser ingerido a menos que sea bajo la supervisión de un profesional médico.

Dosis y preparación


No hay dosis diaria recomendada para el aceite esencial de lavanda. Según los principios de la aromaterapia, respirar el aroma del aceite esencial de lavanda o aplicar aceite esencial de lavanda a la piel transmite mensajes al sistema límbico, una región del cerebro conocida por influir en el sistema nervioso y ayudar a regular las emociones.

Un enfoque popular consiste en combinar el aceite de lavanda con un aceite portador (como la jojoba o la almendra dulce). Una vez mezclado con un aceite base, el aceite esencial de lavanda puede ser masajeado en su piel o añadido a su baño.

También puede espolvorear unas gotas de aceite esencial de lavanda en un paño o pañuelo e inhalar su aroma, o añadir el aceite a un difusor o vaporizador de aromaterapia.

Summary
Review Date
Reviewed Item
Aceite Esencial de Lavanda
Author Rating
51star1star1star1star1star